Conjunto Monumental de Belén

El más importante conjunto de arquitectura virreinal de Cajamarca, Cúpula Iglesia Belénestá constituido por la iglesia de Belén, el Hospital de Hombres y el hospital de mujeres. Construida enteramente con roca volcánica, tuvieron que pasar 17 años para terminar su construcción. La iglesia del hospital de nuestra Señora de la Piedad, particularizada como iglesia de Belén, es probablemente la más interesante muestra de arquitectura religiosa colonial de Cajamarca, perteneciente al barroco decorativo peruano y, aunque sin termino, lo está en mayor grado que los demás templos de la ciudad. La primitiva iglesia, "parece que solo fue una capilla de adobe y madera improvisada por el padre Rodrigo de la Cruz".

La construcción en cantería del actual templo y convento, se inició en 1699 y después del pleito sostenido con los franciscanos por la cantera de Santa Apolonia, la iglesia fue terminada el 18 de mayo de 1744, "siendo maestro de esta obra Joseph Morales", según rezan las inscripciones grabadas en los pedestales de las imágenes de la Fé y la caridad que coronan la fachada.

Plaza de Armas - Cajamarca

Foto / Conjunto Monumental de Belén

Su impresionante estructura de piedra ofrece un interesante contraste entre las bases sobrias y macizas de sus torres y cuerpo central delicadamente tallado. Para Wethey "la fachada de belén tiene el honor de ser la más completa entre las iglesias contemporáneas de Cajamarca: además de ser una creación original en diseño y en detalle? las columnas salomónicas tienen talla de hojas de Vid; completamente distintas de las columnas de la Catedral y San Francisco? De mucha hermosura es el manejo del riceau, es decir, la vid formando curvas rítmicas que encierran flores y hojas estilizadas. Su decoración es de mayor calidad que la de la Catedral, donde podemos reconocer detalles idénticos" (Wethey 1948).

En el interior que es de una sola nave, hay hermosísimas puertas talladas en madera de cedro de Nicaragua. Sin embargo, lo que más sorprende y deslumbra, es el derroche de relieves policromados en la piedra: casi no hay lugar donde no hallemos rombos, adornos pintados en rojos, verde, blanco y amarillo; guerreros con yelmos, evangelistas que casi se desprenden de las pechinas del crucero, y ángeles con grandes ojos que con sus brazos en alto parecen sostener la gran cúpula policromada. Destácase, así mismo, el pulpito con escalera de caracol, donde se aprecian efigies en relieve, pintadas también con colores. El primitivo altar mayor ? hoy desaparecido- fue construido en 1793, en madera de cedro, llegando su costo a la suma de 560 pesos y 2 reales; el que actualmente presenta, es de estilo neoclásico y posiblemente facturado a mediados del siglo XIX. La capilla de Santa Bárbara, dedicada hoy a San Sebastián y que se encuentra un pequeño cofre que contiene algunos restos óseos y reliquias del santo mártir San Sebastián III traídas por Fray Rodrigo de la Cruz, fundador del hospital.

Adyacente a la iglesia se halla el antiguo hospital de varones y a su frente, calle por medio, el hospital de mujeres, que representan un curioso y probablemente el único ejemplo de la arquitectura hospitalaria medieval injertada en el Perú. La Iglesia de Belén fue declarada monumento nacional por ley 9441 y los hospitales por R.S. N° 2900-72-ED de 28 de diciembre de 1972.

Que hacer en Cajamarca

La ciudad fue declarada patrimonio histórico cultural de las américas, por la OEA, en 1986.
El turismo histórico y arqueológico ha creado un circuito natural que da cuenta de las huellas del pasado allí impresas, y de su presente. Sin embargo, la ciudad de Cajamarca es interesante más allá de los productos turísticos creados en su territorio: se trata de un polo urbano vital, dinamizado por la actividad minera en los últimos años, que ha ampliado los mercados de productos y servicios.
Hoy Cajamarca ofrece servicios turísticos de buena calidad para diferentes bolsillos, y comienza a mostrar el rostro cosmopolita de otras ciudades en las que los turistas encuentran hogar temporal. Bares, restaurantes, cafés, discotecas, abren sus puertas al lado de los establecimientos tradicionales donde se divierte la población local. Una oferta diversa de productos lácteos (quesos, mantequilla, yogurt, dulces) justifica ella sola una visita culinaria a este punto del Perú. Festividades religiosas y profanas que se van enriqueciendo a través del tiempo: el carnaval, la semana santa, el Corpus Christi, entre otras. Urbanizaciones y centros comerciales modernos extienden la ciudad en lo que fueran trozos de campiña, mientras que las inagotables aguas termales se incorporan como ventajas competitivas en hoteles y hostales. Comencemos a conocer Cajamarca. Los puntos obligados del circuito urbano son los siguientes:

Plaza de Armas

Aquí se produjo la caída del imperio incaico

Iglesia Catedral

Iglesia con fachada más grande y decorada de Cajamarca

Iglesia San Francisco

Fue el primer templo levantado por los españoles

Cuarto del Rescate

El inca lleno de oro y plata este recinto

Conjunto monumental de Belén

Extraordinaria cúpula con tallados policromados

Conjunto La Recoleta

Conformada por la iglesia y el convento de recolección Franciscana

Cerro Santa Apolonia

Espléndido mirador con la “Silla del Inca”

Casonas Cajamarquinas

Pórticos tallados en piedra