Cuarto del Rescate

Único resto inca visible en la ciudad. Es uno de los lugares más visitados de Cajamarca, por el poderoso simbolismo que contiene. Testimonia el cautiverio del inca Atahualpa. Según crónicas el Inca lleno de oro y plata este recinto, para ofrecer el rescate que le daría la libertad. Cuatro pinturas murales relatan el mismo hecho, al ingreso del conjunto arqueológico: dos de Camilo Blas y otras dos, de Andrés Zevallos, ambos cajamarquinos. Un importante proyecto de restauración ha convocado al Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca (INC), a la Municipalidad, Gobierno regional, Familias cajamarquinas, instituciones diversas y al sector turismo. Se intentara instaurar un ancho corredor que unirá el cuarto con el atrio de la iglesia de San Francisco y el complejo de Belén creando un recorrido histórico que realzara el centro histórico de Cajamarca.

Plaza de Armas - Cajamarca

Foto / Cuarto de Rescate del Inca Atahualpa

Características arquitectónicas del cuarto del rescate

El cuarto del rescate es una obra típicamente Inca. Sus paredes o muros, construidos íntegramente de toba volcánica (cantería), se asientan directamente sobre la superficie de cantería sin cimientos, mostrando interiormente cierta inclinación que lo definen de forma trapezoidal, característica propia de la arquitectura Inca.

La estructura de sus paredes está constituida por piedras poligonales de tamaños diversos, trabajadas en todas sus caras, dispuestas en hiladas aparentemente regulares aunque no enteramente rectas, que forman todo el ancho de las paredes.

La colocación de los elementos del muro, sin esparcimiento entre ellos, origina superficies mas o menos alineadas y caras regulares. Las piedras son casi cuadradas, tan altas como anchas, si bien no completamente simétricas. Su trabazón debido a la naturaleza deleznable de la toba no es tan perfecta y lineal como en las obras del Cusco. Actualmente las paredes presentan de 5 a 6 hiladas, de aproximadamente 8 a 13 elementos en los paños mayores y 7 a 11 elementos en los menores.

Los tres vanos de acceso frontales que presentaba el recinto antes de su restauración, han sido adulteraciones tardías; no asi, el vano lateral izquierdo que si corresponde a la puerta original, Además en el interior se destacan 10 hornacinas trapezoidales: 2 en la pared sur, 3 en el oeste, 4 en la norte y una en la este. El muro tiene una altura promedio de 3.235 m., siendo en sus esquinas externas del cuarto sur de 3.20 m. y en lado norte de 3.18m. y de 3.27 m. a la altura del vano central. Específicamente ninguna de las esquinas externas del cuarto presentan evidencias de amarre de otros muros, lo que le dan la apariencia de una estructura aislada.

La Muerte de Atahualpa

A ultimo momento se le conmuto a Atahualpa la hoguera por el Rescate del Inca Atahualpa garrote vil a cambio de ser bautizado (?) El Inca fue estrangulado la noche del 26 de julio de 1533. Al día siguiente se celebraron las exequias con "grande honra" en la improvisada iglesia de Cajamarca. El gobernador Pizarro vestido de luto riguroso y con el sombrero en la mano, salió a la puerta del templo en compañía de Diego de Almagro para recibir el cadáver y rezarle los oficios con Valverde. Refieren los cronistas que durante las exequias se produjeron desesperadas escenas de dolor por parte de las mujeres y servidores del Inca; algunas se suicidaron y muchas pidieron ser enterradas con su señor.

La Muerte del Inca Atahualpa

Foto / La Muerte del Inca Atahualpa

Que hacer en Cajamarca

La ciudad fue declarada patrimonio histórico cultural de las américas, por la OEA, en 1986.
El turismo histórico y arqueológico ha creado un circuito natural que da cuenta de las huellas del pasado allí impresas, y de su presente. Sin embargo, la ciudad de Cajamarca es interesante más allá de los productos turísticos creados en su territorio: se trata de un polo urbano vital, dinamizado por la actividad minera en los últimos años, que ha ampliado los mercados de productos y servicios.
Hoy Cajamarca ofrece servicios turísticos de buena calidad para diferentes bolsillos, y comienza a mostrar el rostro cosmopolita de otras ciudades en las que los turistas encuentran hogar temporal. Bares, restaurantes, cafés, discotecas, abren sus puertas al lado de los establecimientos tradicionales donde se divierte la población local. Una oferta diversa de productos lácteos (quesos, mantequilla, yogurt, dulces) justifica ella sola una visita culinaria a este punto del Perú. Festividades religiosas y profanas que se van enriqueciendo a través del tiempo: el carnaval, la semana santa, el Corpus Christi, entre otras. Urbanizaciones y centros comerciales modernos extienden la ciudad en lo que fueran trozos de campiña, mientras que las inagotables aguas termales se incorporan como ventajas competitivas en hoteles y hostales. Comencemos a conocer Cajamarca. Los puntos obligados del circuito urbano son los siguientes:

Plaza de Armas

Aquí se produjo la caída del imperio incaico

Iglesia Catedral

Iglesia con fachada más grande y decorada de Cajamarca

Iglesia San Francisco

Fue el primer templo levantado por los españoles

Cuarto del Rescate

El inca lleno de oro y plata este recinto

Conjunto monumental de Belén

Extraordinaria cúpula con tallados policromados

Conjunto La Recoleta

Conformada por la iglesia y el convento de recolección Franciscana

Cerro Santa Apolonia

Espléndido mirador con la “Silla del Inca”

Casonas Cajamarquinas

Pórticos tallados en piedra